Adaptación al cambio climático: hacia una agricultura sustentable

By 9 febrero, 2017Nacional, Noticias

Imagen 949

*Columna de María José Etchegaray, directora ejecutiva de FIA, para el Boletín Decyti N° 51, sobre Agricultura Sostenible.

“Sin duda que este contexto nos plantea importantes desafíos en torno a nuestra agricultura y en la promoción de sistemas productivos sostenibles. La innovación asoma como una herramienta clave en la adaptación al cambio climático, potenciando las ventajas competitivas que se nos presentan ante este escenario”

A contar del 2014 el Ministerio de Agricultura nos ha planteado como propósito promover un sector agrario, agroalimentario y forestal competitivo, basado en la sustentabilidad (económica, ambiental y social). Este objetivo no sólo busca desarrollar la agregación de valor en la actividad económica, la diversificación y la diferenciación de productos y servicios que ofrece este sector, sino ser un elemento clave de la competitividad sectorial, permitiendo la proyección del sector en el tiempo.

La Fundación para la Innovación Agraria, cuya misión es fomentar una cultura de la innovación en el sector agrario, agroalimentario y forestal, reforzó su compromiso hacia la agricultura sustentable, definiéndola como uno de sus ejes estratégicos, estando en concordancia, además, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Asimismo, hemos establecido que dichas proyecciones del sector silvoagropecuario deben lidiar también con los efectos del cambio climático, los cuales se han traducido en aumento de temperaturas, disminución de las precipitaciones, mayor frecuencia e intensidad de los eventos climáticos extremos. Estos cambios conductuales del clima tienen un impacto directo en nuestra agricultura, tales como menor disponibilidad de los recursos hídricos para el riego, modificación en la prevalencia y ciclos biológicos de plagas y enfermedades, cambios en la fisiología de las plantas y animales, entre otros aspectos, afectando el manejo y los rendimientos productivos, calidad de los productos y sustentabilidad de los sistemas agrarios, agroalimentarios y forestales.

Es por ese motivo que nuestra preocupación es enfrentar de mejor manera los impactos generados por el Cambio Climático y disminuir la vulnerabilidad del sector frente a este escenario, a través de prácticas productivas sustentables, responsables e innovadoras,  y a su vez responder a las exigencias cada vez mayores que surgen desde los consumidores de productos agrícolas, ambiental y socialmente sustentables.

En este sentido, y por segundo año consecutivo, la Fundación abrió una convocatoria nacional temática invitando a los actores del sector agrario, agroalimentario y forestal a desarrollar proyectos de innovación orientados a la adaptación de dichos sectores al cambio climático, a través de una agricultura sustentable.

A partir de sus diferentes instrumentos, y en especial a través de esta convocatoria temática, hemos apoyado proyectos de innovación que han estado relacionados y van en concordancia con los desafíos que impone desarrollar una agricultura sustentable, para mejorar la gestión de recursos hídricos utilizados para el riego, optimizar los sistemas productivos innovando en materia de generación de energía, incorporar energías renovables no convencionales (solar, geotermia y eólica), promover sistemas productivos sustentable como la agroecología y la agricultura orgánica, mejorar especies que permitan la adaptación de los sistemas de producción y territorios a nuevas condiciones climáticas, entre otros.

Sin duda que este contexto nos plantea importantes desafíos en torno a nuestra agricultura y en la promoción de sistemas productivos sostenibles. La innovación asoma como una herramienta clave en la adaptación al cambio climático, potenciando las ventajas competitivas que se nos presentan ante este escenario. Por ello es fundamental la articulación de diversos actores que orienten estas iniciativas, tales como universidades, sector público y los propios agricultores, para generar un entendimiento global e íntegro del sector agrario, agroalimentario y forestal, que permita también mantenernos en un continuo análisis prospectivo de las reales necesidades de la agricultura ante el cambio climático, y poder seguir en una ruta sustentable.