coop chiloé web

Ancud, 6 de julio 2017.- La voluntad de conformar una mesa de trabajo que articule a todas las cooperativas agropecuarias campesinas de la isla, fue el principal acuerdo que arrojó el conversatorio titulado “Impacto de la innovación en la gestión de las empresas cooperativas de Chiloé”, organizado por la Fundación para la Innovación Agraria del Ministerio de Agricultura, FIA.

Durante este encuentro realizado en Ancud –y en el cual también participaron representantes de Indap y del Ministerio de Economía– se compartieron experiencias, avances, lecciones aprendidas y proyecciones de tres cooperativas apoyadas por FIA en el marco de su Programa de Innovación en Empresas Asociativas: Cooperativa Punta Chilén, Cooperativa de Productores Agroecológicos de Chiloé, y Cooperativa Campesina Sipam Chiloé, además de la Comunidad Indígena Lauquen Mapu de Catruman.

Andrea Saldivia, socia y representante legal de la Cooperativa Sipam, valoró este primer acercamiento que confirma que a pesar de los obstáculos que debe sortear el cooperativismo en Chile “somos muchas las campesinas y campesinos que nos la estamos jugando por este modelo de emprendimiento asociativo”. Andrea destaca la importancia de que hoy se estén abriendo instancias de diálogo y cooperación, “donde las cooperativas que estamos recién partiendo podamos aprender y ser aliados de cooperativas consolidadas y exitosas, como es el caso de Punta Chilén”.

La Cooperativa Campesina SIPAM Chiloé se creó hace dos años al alero del sello SIPAM, agrupando al 60 por ciento de los productores certificados de la provincia. En el marco del proyecto FIA, se encuentran desarrollando un programa de fortalecimiento organizacional que les permita generar una ventaja competitiva en función de la certificación que poseen sus socios. “Desde un comienzo nos propusimos innovar, porque estamos convencidos que es el camino que no llevará a consolidar nuestro proyecto”.

La máxima que suscribe Andrea, fue el factor que le permitió a Punta Chilén convertirse en una cooperativa campesina modelo y ejemplo de innovación a nivel nacional. Creada en 1997 con 16 socios, esta organización ha orientado sus esfuerzos a consolidar una actividad productiva, de procesamiento y comercial sustentada en el ajo chilote, y hoy, a través de la marca comercial “Chiloé Gourmet”, exporta a los exigentes mercados de Bélgica, Estados Unidos e Inglaterra.

“Nos pone muy contentos constatar que el movimiento cooperativo se está reactivando con fuerza en Chiloé”, comenta Nelson Delgado, socio fundador de la cooperativa. “Las campesinas y campesinos estamos cada vez más convencidos de que el cooperativismo es el único modelo que puede lograr el desarrollo de la agricultura familiar campesina, y si además existe la voluntad de compartir vivencias y experiencias valiosas, me parece que el futuro se ve muy alentador”.


Innovar para consolidar

Nelson Delgado destaca la relevancia del trabajo desarrollado por FIA, que “se la ha jugado por organizaciones pequeñas, ayudándolas a incorporar la innovación no sólo en sus productos, sino también en sus procesos y modelos de gestión”.

Según explica la directora ejecutiva de FIA, María José Etchegaray, “las empresas cooperativas del sector agropecuario y forestal tienen a su haber una extensa trayectoria, jugando un rol relevante en la economía social de nuestro país. No obstante, enfrentan múltiples desafíos relacionados con su desarrollo y consolidación, su posicionamiento y percepción como organización social y económica, y la capacidad de asumir los cambios que ha sufrido el entorno productivo, comercial, institucional y financiero en el cual se insertan”.

Bajo esta premisa, en el año 2014 FIA puso en marcha una línea de apoyo a la gestión de innovación en cooperativas del sector agrario, la cual se enmarca en una alianza establecida con la Subsecretaría de Economía y Empresas de Menor Tamaño (EMT) a través de su División de Asociatividad y Economía Social (DAES).

“Esta alianza se tradujo en la convocatoria Proyectos de gestión de la innovación en cooperativas, la cual hemos realizado de manera ininterrumpida a partir del año 2014”, detalla Etchegaray.

En el marco de este instrumento, a la fecha se han apoyado 34 iniciativas que han contribuido al fortalecimiento de 16 empresas cooperativas del sector agrario, agroalimentario y forestal, las cuales han arrojado valiosos aprendizajes para el cooperativismo del sector.

El encuentro-conversatorio desarrollado en Ancud, fue una instancia donde se expusieron los resultados de las tres experiencias desarrolladas en la isla de Chiloé, con las particularidades sociales, geográficas, étnicas e indentitarias que esto supone, analizando el impacto y potencial de aplicación de los modelos de gestión implementados.

“Un cúmulo de lecciones y aprendizajes que sin duda constituyó una jornada orientadora para otros emprendimientos asociativos que proyectan su futuro en el marco del cooperativismo. Ahora el compromiso es seguir trabajando por la consolidación de esta articulación e integrar a todas las cooperativas campesinas –o en vías de serlo– de la isla”, concluye la directora de FIA.