Productores y expertos analizan brechas de innovación en la actividad agrícola de la Región del Biobío

By 1 julio, 2015Biobío, Nacional, Noticias

Miércoles, 1 de julio 2015.- Fortalecer la innovación agraria, agroalimentaria y forestal en la Región del Biobío, es el objetivo que busca el proceso de actualización de la Agenda de Innovación, actividad que comenzó la semana pasada en la ciudad de Cañete y Concepción, continuando actualmente en Chillán y Los Ángeles, por medio de talleres impartidos a productores, académicos y autoridades del sector.

Un trabajo que se enmarca dentro del Programa de Innovación Regional de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) del Ministerio de Agricultura que, iniciado en 2009, dio origen a la Agenda de Innovación Agraria Territorial para cada una de las 15 regiones del país. En esa instancia, tanto la institución como académicos y productores de cada localidad, identificaron en conjunto los factores limitantes y las brechas de innovación, desarrollando una agenda de trabajo para sus respectivas actividades agrícolas, agroalimentarias y forestales. ¿El objetivo? Orientar los recursos destinados a proyectos de innovación para tales rubros.

Después de seis años, FIA, a través de su Programa de Innovación Territorial, vio la necesidad de actualizar dicha agenda, considerando los cambios tanto climáticos como de mercado que han impactado al sector en el último tiempo. “Lo que se buscó en la primera Agenda, fue sistematizar las brechas de innovación en los rubros prioritarios de cada una de las regiones, a fin de tener una hoja de ruta para focalizar los esfuerzos y la inversión”, indica María del Carmen Icaza, profesional de apoyo de FIA.

A partir de ello y en el marco de la actualización de la Agenda Regional, los talleres que se imparten hoy en Biobío buscan conocer los nuevos requerimientos de los productores de la zona, según explica Jaime Ramírez, consultor que colabora en este proceso. “Durante este estudio, que ha consistido en más de 50 entrevistas a agricultores y actores relevantes del sector de las provincias de Arauco, Biobío, Concepción y Ñuble, hemos identificado brechas transversales. Existen limitantes que son comunes a todos los rubros (forestal, pecuario, hortícola, entre otros) donde se puede destacar la escasez de mano de obra, la disponibilidad de recursos hídricos, el tema ambiental, la agregación de valor, entre otros. Así como también, las nuevas formas y metodologías de extensión, en el sentido de transferir de mejor manera el conocimiento a quien en definitiva innova, que es el productor”, comentó Ramírez durante la realización del taller en Concepción.

Cabe señalar que Biobío ha sido la primera región en llevar a cabo este proceso metodológico de validación, en las cuatro provincias de la región. En la actualidad, el Programa de Innovación Territorial de FIA se encuentra desarrollando la  actualización en las regiones de Tarapacá, Coquimbo y Los Ríos. Mientras que en la Región de Atacama, los datos están siendo reactualizados tras los últimos eventos climáticos que afectaron su territorio. “Ello hizo necesario repensar el proceso de acuerdo a sus nuevas necesidades y prioridades”, comenta Icaza.

En tanto, con el apoyo del Fondo de Innovación para la Competitividad para su región (FIC-R), Aysén licitará próximamente la ejecución de su propia Agenda de Innovación Agraria. “La idea es cubrir todo el territorio nacional en el mediano plazo”, concluye Icaza.

En el curso de la innovación

Desde el 2010, FIA ha apoyado el desarrollo de más de 25 proyectos de innovación en la Región del Biobío, vinculados a los rubros de viñas y vides, apicultura, bovinos de carne, berries, cereales, plantas medicinales, hongos comestibles, aves tradicionales, ovinos, entre otros. Iniciativas que en total han contado con un financiamiento de $860 millones provenientes directamente de la Fundación y $530 millones vía FIC regional.

A lo anterior se agrega el trabajo de FIA realizado en el marco de los programas de innovación por rubro y tema, que si bien son de carácter nacional, tienen un fuerte componente regional, por lo que Biobío se inserta en los Programas de Innovación en: arroz, vitivinícola, productos forestales no madereros (PFNM), apícola, y de formación, principalmente.