Desarrollan grageas de rosa mosqueta y snack de hongos deshidratados

By 26 diciembre, 2019Biobío, Noticias, Ñuble

Santiago, 26 de diciembre 2019.- Luego de tres años de trabajo, concluyeron dos proyectos de agregación de valor y comercialización de productos forestales no madereros (PFNM), que impactaron a un centenar de recolectores de Ñuble y Biobío.

Las iniciativas – impulsadas por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) – y ejecutada por investigadores de la Unidad de Innovación y Transferencia Tecnológica Agroindustrial (UITTA) del Departamento de Agroindustrias de la Facultad de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Concepción, lograron producir cinco alimentos provenientes de la rosa mosqueta y hongos silvestres, ambos Productos Forestales No Madereros (PFNM).

ROSA MOSQUETA

La directora de ambos proyectos y decana de la FIAUdeC, Dra. María Eugenia González, explicó que en el primer proyecto se apuntaba a que los propios recolectores elaboraran en sus unidades de proceso grageas a base de rosa mosqueta con alto contenido de antioxidantes. Cuyo objetivo es favorecer el desarrollo de la Coordinadora Regional de Recolectoras y Recolectores del Biobío A.G..
“Cuando comenzamos ocurrieron los incendios forestales, era un momento difícil, había muchas hectáreas quemadas y no sabíamos con cuánto material íbamos a contar y en qué condiciones estaba, entonces tuvimos que hacer un diagnóstico (…) y nos dimos cuenta de que había una brecha importante desde el punto de vista productivo y tecnológico, faltando mucha capacitación antes de que los recolectores pudieran llegar a hacer esta gragea”, explicó.

Además, especificó que, si bien la universidad podía realizar el alimento en los laboratorios, la idea, es que los recolectores comprendan el valor de agruparse, recolectar, procesar y distribuir. Por lo mismo, el apoyo para las grageas consistió en charlas en el laboratorio y capacitaciones.

HONGOS SILVESTRES

Siguiendo dicha línea de trabajo, surge el segundo proyecto con el propósito de innovar y crear un modelo de negocio basado en la asociatividad de recolectores de Productos Forestales No Madereros de la Región del Biobío. Se trata del desarrollo de Snack, pasta y condimento de hongos silvestres.
“Se realizó un acompañamiento continuo, con capacitaciones tanto en la facultad como en terreno. Para ello, se implementó una unidad productiva modelo en el sector El Rincón, en Ninhue; donde los capacitamos en las condiciones cotidianas de ellos, haciendo más fácil la incorporación del conocimiento con énfasis en la inocuidad, para lo cual desarrollamos los protocolos para cumplir con los requisitos sanitarios y contar con la trazabilidad del producto desde su recolección”, aseveró la investigadora González.

IMPACTO POSITIVO

Para el representante macrozonal de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) en Ñuble y Biobío, Gonzalo Rueda, ambos proyectos aglutinan las áreas consideradas como estratégicas para fomentar la innovación en cada una de las regiones de Chile.
“Estamos trabajando continuamente en el gran desafío de lograr agregar valor a la diversidad de materia prima de origen agrario y forestal que se produce en los campos y bosques de los distintos territorios del país. Chile posee una riqueza patrimonial incomparable, por lo que nos hemos enfocado en diseñar instrumentos que logren articular y encadenar sosteniblemente a los actores públicos y privados, considerando una participación protagónica de agricultores y recolectores. La innovación es un trabajo en red, donde elementos como la inclusión y la sustentabilidad no pueden estar ausentes”, señaló Rueda.

Así lo confirmó el presidente de la coordinadora de la Región del BioBío, Cipriano Cid, quien evaluó el real impacto de las investigaciones.

“Hoy tenemos las herramientas para seguir trabajando solos, para elaborar estos productos finales, el envasado y el etiquetado. Y con ello, podemos multiplicar la utilidad”, dijo, agregando que “hasta antes de este proyecto, nosotros vendíamos rosa mosqueta deshidratada, en cascarilla o entera, todo a granel, y lo compraban empresas procesadoras. Ahora nuestro fin es llegar directo a las tiendas minoristas y a los consumidores. Ya hemos hecho algunos contactos comerciales”, dijo Cid a raíz de la guía que recibieron que también incluyó la generación de una marca que los identificara y que se pudiera posicionar en el mercado, de la mano del análisis de los canales de ventas.
Prospección

Según actualizó la directora de ambos proyectos y decana de la FIAUdeC, Dra. María Eugenia González, actualmente los recolectores están en proceso de producir, implementando diferentes líneas de procesos.
Por otro lado, González dejó un mensaje clave para el tema en cuestión. “Es importante que siga habiendo un acompañamiento, nosotros ya postulamos un nuevo proyecto. Queremos abarcar más recolectores ya que sólo en Ñuble y Biobío hay más 36 mil personas que se dedican a la recolección”, informó.