FIA ajusta su misión a los desafíos del agro hoy

Durante siglos, las sociedades se organizaron en torno a la agricultura. Si bien en los albores del tercer milenio eso ha cambiado, nuestro sector hoy juega otro rol clave para el mundo: Tenemos el desafío de alimentar de manera nutritiva a una población que crece de manera exponencial, pero con menos recursos hídricos disponibles, superficies cultivables; y en un contexto de incertidumbre como el que enfrentamos con esta pandemia.

En paralelo, el cambio climático y la sequía aumentan, al igual que las tecnologías disponibles para desarrollar la productividad con menor impacto en el medioambiente. Por su parte, los mercados y consumidores han aumentado sus exigencias hacia productos sanos, inocuos y trazables. Grandes problemas y oportunidades que debemos comenzar a abordar desde hoy mismo, a través de la innovación.

Para contribuir a que el sector agrícola de nuestro país responda con eficiencia a estos desafíos, en FIA estrenamos una nueva misión, construida en el marco de un proceso de modernización institucional que nos llevó a redefinir y rediseñar nuestra oferta de servicios a los usuarios.

Esta nueva misión es “contribuir a la solución eficiente de desafíos estratégicos del sector silvoagropecuario nacional y/o de la cadena agroalimentaria asociada, por medio del fomento, articulación y difusión tecnológica de procesos de innovación orientados al desarrollo sustentable”.

Asociada a ella, en FIA hemos identificado tres desafíos estratégicos a los que estamos llamados a responder hoy. En primer lugar, está la eficiencia hídrica y adaptación al cambio climático. Aquí, el trabajo está en la gestión del uso de agua, prevención y control de plagas y enfermedades y el manejo productivo sustentable. El segundo desafío es el desarrollo de mercados innovadores, principalmente nuevos productos de consumo final, ingredientes o tecnologías de procesamiento. Por último, se encuentran los procesos innovadores, donde el foco debe estar en nuevos insumos, sistemas productivos intensivos y aumento de la calidad. Desafíos que deben ser abordados siempre con la mirada en las personas y la sustentabilidad.

En estos momentos, sumidos en plena pandemia, cuesta levantar la cabeza y mirar a los desafíos futuros. En FIA, como institución promotora de la innovación, tenemos la misión de hacerlo. Estamos trabajando frente a la situación presente, sin olvidar —al mismo tiempo— que nuestro sector tiene el compromiso de ser cada vez más activo en proveer alimentos sanos para el mundo.

Esta hoja de ruta nos permite hacer real nuestro llamado a impulsar la innovación en el silvoagropecuario y la cadena agroalimentaria asociada, pues en los más de 20 años de historia de nuestra Fundación, la misión se ha ido ajustando a las cambiantes necesidades de los y las agricultores.