Inclusión digital de mujeres y jóvenes rurales es primordial para crear nuevas oportunidades de desarrollo

By 19 diciembre, 2014Metropolitana, Noticias

Con el objetivo de identificar el rol de las mujeres rurales en el desarrollo y fomento de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en el sector agrícola, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), organizaron el seminario: “TIC’s en el mundo rural: una forma de innovar para mujeres y jóvenes”, que contó con la participación de agrupaciones campesinas del país.

En la actividad, participó el Subsecretario de Servicios Sociales del Ministerio de Desarrollo Social de Chile, Juan Eduardo Faúndez, el Director Ejecutivo de FIA, Héctor Echeverría, el Jefe de la Unidad de Innovación y Nuevas Tecnologías de la CEPAL, Mario Castillo y la Oficial de Asuntos Sociales de la División de Asuntos de Género de la CEPAL, Pamela Villalobos.

En el encuentro se analizó el rol de las mujeres rurales en el fomento de las TIC’s en el sector agrícola, y la manera en que ellas pueden contribuir a incentivar su uso entre los jóvenes, generando más oportunidades a nivel local, con el objetivo de evitar la migración campo-ciudad.

En este sentido, el director de FIA, Héctor Echeverría, comentó que el rol de las mujeres en la agricultura es destacable porque, “diversifican la productividad, entregando una mejor oferta a los consumidores, ya que son capaces de ofrecer un buen producto con contenido social. Nuestro compromiso debe ser entregar herramientas tecnológicas para que su trabajo sea mejor”.

En Chile las estadísticas muestran que un 53% de los jóvenes menores de 29 años de las zonas urbanas se conectan a internet todos los días (en promedio 3,5 horas), mientras que en el mundo rural ese porcentaje baja al 19%.

Según explicó el Subsecretario de Servicios Sociales del Ministerio de Desarrollo Social de Chile, Juan Eduardo Faúndez, “el desafío que estamos enfrentando como sociedad chilena es la disminución de las brechas en todos los ámbitos, especialmente en materias de igualdad de género, pero también entre grupos etarios y territorios”.

Por su parte, Pamela Villalobos, de la División de Asuntos de Género de la CEPAL, señaló que las mujeres rurales son el grupo de la población que más horas trabaja en los países latinoamericanos (sumando trabajo remunerado y no remunerado, o de cuidados), lo que dificulta su acceso a servicios y al uso de nuevas tecnologías. “Esto nos obliga a generar un diálogo entre múltiples actores, tanto de los sectores público y privado como de la academia, el sistema internacional y las organizaciones sociales”, sostuvo.

Datos de la mujer rural

En Chile el 15% de los hogares rurales con jefatura de hogar femenina son pobres, versus el 10% de los hogares rurales con jefatura masculina.

También, el 30% del total de explotaciones agropecuarias, son lideradas por mujeres, generando el 27% del empleo familiar y asalariado.

En este sentido, la Comisión de Igualdad de Oportunidades, liderada por el Ministerio de Agricultura, y que integra a todos los servicios del agro, señala que las principales dificultades de las mujeres rurales son la invisibilidad del trabajo femenino, las sobrecargas familiares y el aspecto formativo e informativo.

Por esta razón, el enfoque del Minagri será fortalecer el empoderamiento de la mujer, proceso mediante el que ellas podrán ganar en autonomía y seguridad personal.

Entre los compromisos ministeriales, en relación a la igualdad de género, se encuentra, aumentar la participación de las mujeres productoras del sector silvoagropecuario en los programas de apoyo al desarrollo del sector en todos los servicios e instituciones del ministerio.

También desarrollar capital humano y aumento de capacidades productivas de las mujeres para que enfrenten las barreras de género, fortaleciendo las capacidades de las mujeres productoras organizadas, en el ámbito de la producción y gestión silvoagropecuaria y contribuir al aumento de la regularización de títulos de propiedad, en beneficio de las propietarias, mediante la entrega de información clara y oportuna.