Proyecto permitirá aumentar la producción ovina de manera sustentable en la comuna de Pemuco

By 19 enero, 2016Biobío, Noticias

Pemuco, 19 de enero de 2016.- Ante autoridades regionales y pequeños agricultores fueron presentados los resultados del proyecto que busca aumentar la producción de ovinos en la comuna de Pemuco, provincia de Ñuble. La iniciativa de carácter sustentable cuenta con el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R) del Gobierno Regional a través de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA).

Mediante un modelo basado en la integración de la gestión del recurso forrajero y el mejoramiento genético, el proyecto tiene por objetivo incrementar los parámetros reproductivos y la producción de las ovejas en la precordillera de Ñuble, y de esta manera validar una unidad de referencia ambientalmente sustentable que pueda ser replicada por pequeños agricultores de la zona.

A la actividad asistió el seremi de Agricultura de la Región del Biobío, Rodrigo García, el ejecutivo de Innovación de FIA, Ignacio Briones, y el jefe de la División de Planificación del Gobierno Regional, Luciano Parra, quienes junto a la alcaldesa de Pemuco, Jacqueline Guiñez, y pequeños agricultores locales recorrieron el Fundo Santa Amelia, de propiedad del ganadero Gastón Salinas Cabezas.

Luego de conocerse los resultados, el seremi de Agricultura valoró la información obtenida dado el impacto que tiene para los agricultores de la precordillera. García destacó el trabajo de FIA, que ha puesto en contacto a pequeños productores con la Universidad de Concepción (UdeC) y los equipos técnicos del Prodesal. “Creemos que para el desarrollo agrícola es indispensable acercar los procesos de innovación, transferencia y desarrollo”, señaló la autoridad.

El proyecto, surgió dadas las necesidades de la zona. La precordillera de Ñuble se caracteriza por una escasa producción de forraje, lo que se debe a las condiciones del secano y al clima adverso producto de las heladas y sequías. Frente a esta realidad, la producción ovina ha ido disminuyendo en el tiempo, sin embargo esta iniciativa ha demostrado que es posible revertir esta tendencia.

“Gracias a este proyecto podremos darle una esperanza a la gente que se ha ido de nuestros campos. Con estos elementos innovadores que se están introduciendo, la rentabilidad y productividad de los terrenos podría permitir una mayor empleabilidad, lo cual nos ayudará a mantener a la gente en el campo y disminuir los focos de pobreza que se producen en las ciudades urbanas”, enfatizó la alcaldesa de Pemuco, Jacqueline Guiñez. Además del impacto social y económico, la alcaldesa agradeció que el proyecto FIA reuniera a todos los entes involucrados.

De igual forma, el jefe de División de Planificación del Gobierno Regional del Biobío, Luciano Parra, se refirió al impacto del proyecto. “Vislumbrar crecimiento desde la ruralidad hacia la región aplicando ciencia, tecnología e innovación, nos demuestra que no sólo en las grandes urbes es posible generar desarrollo, sino que es posible construir desde los distintos espacios territoriales”, señaló Parra.

LOS EJES DEL PROYECTO

El protocolo que ha conseguido aumentar la producción de ovinos se fundamenta en dos ejes principales: la gestión del forraje y el mejoramiento genético. Lo innovador del proyecto es que propone un modelo que integra una serie de tecnologías y manejos productivos validadas en experiencias previas en otras regiones del país. Según Ignacio Briones, ejecutivo de Innovación de FIA, “no se trata de copiar modelos, sino de tener el protocolo que indique cuáles son las fases críticas y junto a la información de las características del territorio se pueden ir adaptando cada una de estas tecnologías que han sido probadas en otras partes de Chile”.

Respecto a la gestión del forraje, se debió aumentar el pH del suelo para potenciar el crecimiento de las plantas y así poder establecer las praderas. “Los suelos de precordillera son de origen volcánico y de un pH ácido, y por esa razón no favorece el crecimiento de las plantas. En el proceso denominado encalado se agrega carbonato de calcio (cal agrícola) y con eso se sube el pH del suelo”, explicó Cristián Hott, asesor técnico en el área de praderas del proyecto.

Con el recurso forrajero necesario, la otra parte relevante del modelo es el incremento de los indicadores reproductivos por medio de la genética. “Se trajo el biotipo Coorpworth que viene de otros proyectos FIA. Esta raza se escogió porque mejora los parámetros reproductivos”, detalló Rodrigo Allende, académico de la UdeC y jefe técnico del proyecto.

Actualmente, la integración de estos factores ha permitido establecer praderas y aumentar la producción de ovinos. En las 30 hectáreas donde se encuentran las ovejas, se pasó de tener 4 a 14 potreros, lo  que permite ir rotando y aprovechar de mejor manera el recurso forrajero de la pradera. “Ha sido clave la decisión sobre qué pasto usar. Se han establecido bien las praderas y hemos tenido rendimientos bastante buenos a pesar de que el primer año debimos enfrentar una sequía. De todas formas, logramos producir los corderos con mejores pesos a los que teníamos anteriormente”, indicó Marcela Salinas, coordinadora del proyecto. Gracias a la implementación del protocolo, el rebaño hoy asciende a 150 corderos, y se estima que al interior de la unidad de referencia el número de corderos ha crecido de 4 a 8,5 en promedio por hectárea.

“Este tipo de proyectos son muy ilustrativos para la gente, e incorporar sus métodos y aprendizajes sin duda puede ayudar a surgir a los agricultores”, comentó Carlos Burgos, agricultor de la comuna. Por eso, replicar el modelo y transferir la información a los pequeños agricultores, es el gran desafío en la etapa final del proyecto.

De acuerdo a lo señalado por Rodrigo Allende, la información necesaria para desarrollar este tipo de iniciativas se encuentra aislada, y en ese sentido se planteó que el proyecto debía cumplir un rol de bien público, transferible a partir de sus resultados. “Nosotros vamos a dejar una plataforma abierta y pública, donde estará toda la información del proyecto. Nuestra apuesta es que la unidad de referencia siga trabajando y también poder replicarla en la zona”, destacó el jefe técnico del proyecto.