Azafrán se convierte en alternativa para la agricultura del desierto

Iquique, 26 de junio 2019.– Resistir duras sequías, fuertes heladas  y veranos calurosos, además de requerir poca agua, son algunas de las características del azafrán,  la especia cultivable más cara del planeta que se obtiene de los estigmas de la flor de la planta de Crocus sativus L., y que hoy se encuentra en plena Pampa del Tamarugal,  gracias a una iniciativa de la Fundación para la Innovación Agraria  (FIA) del Ministerio de Agricultura, a través del Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R) del Gobierno Regional de Tarapacá y la Universidad Arturo Prat.

Es así como tras un taller donde participaron autoridades regionales y nacionales, estudiantes universitarios y de enseñanza media investigadores y académicos, se realizó la ceremonia de cierre del proyecto FIA-FIC Regional  “Diversificación de la oferta agrícola en la Provincia del Tamarugal, a través de la introducción del cultivo del Azafrán en el desierto chileno”.

El taller abierto a organismos públicos y privados, agricultores, estudiantes y profesionales del área, contempló  la exposición “Usos gastronómicos y medicinales del Azafrán” de la ingeniero en alimentos. Dra. María Isabel Oliva, quien dio a conocer a los asistentes la utilidad de este cultivo, tanto en el ámbito alimenticio como medicinal.

Asimismo, Ingeniero en Biotecnología, José Pablo Delatorre presentó un informe respecto a la calidad y viabilidad económica,  mientras el Dr. José Delatorre Herrera, Ingeniero agrónomo y Director del proyecto  expuso los resultados técnicos del mismo.

En la oportunidad, el Decano de la Facultad de Recursos naturales Renovables, Dr. Alvaro Carevic, destacó la iniciativa señalando que el desarrollo de este proyecto permite innovar y diversificar la matriz productiva siendo un aporte real a los agricultores.

Por otra parte, el agricultor y participante del proyecto, Luis Astorga Guerrero, manifestó, “Hemos aprendido que se pueden diversificar los productos que cultivamos, y con el azafrán, debido a su alto valor comercial  y novedad,  es una gran alternativa. La idea es que con esta iniciativa  que hemos realizado de manera experimental, aumentemos ahora el área de cultivo y producción, mejorando los procesos, haciendo rentable el azafrán de la Pampa del Tamarugal”.

Asimismo, Vania Ugrinovic Guagama, jefa de especialidades del área agropecuaria del Liceo Padre Alberto Hurtado Cruchaga de Pica, sostuvo  “Es el tercer año consecutivo que hemos participado en estos talleres, donde los jóvenes han aprendido que pueden innovar en zonas desérticas y áridas. Esto ha sido muy motivante para ellos”.

Durante el cierre de este proyecto, el subdirector del FIA, Rodolfo Campos, destacó que el cultivo de Azafrán en una excelente alternativa para mitigar los efectos del cambio climático y potenciar la diversificación económica de la zona, creando asociatividad con el sector público y privado, demostrando que las universidades pueden contribuir a un desarrollo rural sustentable.

Destacó también que esta es una gran alternativa para la Agricultura Familiar Campesina, pues agrega un nuevo producto competitivo a la región y también al país.

Ha sido tal éxito del cultivo, que a través de FIA se ha impulsado también la introducción del azafrán en la región de Valparaíso y en la comuna de Los Sauces, en la región de La Araucanía, de la mano de productoras mapuches.

Por otra parte, el Seremi de Agricultura, Fernando Chiffelle Ruff, afirmó que “La UNAP ha demostrado que se pueden innovar en los productos y en los procesos, ahora lo importante para nosotros es que los agricultores vean que no van a estar solos en este trabajo, ya que comprendemos la importancia de la economía a escala  y  de la necesidad que tienen de asesoramiento. Grandes civilizaciones han crecido en pleno desierto y junto a instancias como INDAP no duden que trabajaremos  en apoyo a la economía familiar”.

Asimismo, el representante de la Cooperativa de Agricultores, Nibaldo Ceballos, destacó que la cooperativa que han formado en torno al Azafrán tendrá como sello el cuidado del recurso hídrico  en busca de un a producción  estable y ecosustentable.

En tanto, el Director del Proyecto Dr. Jose Delatorre agradeció a todos los asistentes especialmente a los agricultores por su perseverancia “Este ha sido una iniciativa muy desafiante, especialmente para estos cuatro agricultores visionarios que creyeron y se sumaron a nuestros sueños. Ahora lo importante es continuar y para ello requieren del apoyo del gobierno y de todas las instancias posibles”.

Finalmente, se entregó un reconocimiento a los agricultores Lucy Miñez en representación de su marido, Haroldo Arce Coñagajua; Nibaldo Ceballos Lay, Presidente de la cooperativa de agricultores y Luis Astorga, agricultor y Emprendedor de La Tirana. Se reconoció, además, el trabajo y apoyo del Liceo Padre Alberto Hurtado Cruchaga y de sus estudiantes, a través de Vania Ugrinovic.