Legumbres se reinventan como ingredientes funcionales para la industria alimentaria

By 20 abril, 2018Nacional, Noticias

En el marco de los Polos Territoriales impulsados por FIA, la Universidad Católica lidera una iniciativa orientada a la producción de ingredientes para la industria de alimentos saludables. Un encadenamiento que tiene la virtud de articular a la ciencia, la empresa transformadora y a la pequeña y mediana agricultura de secano.

Santiago, 20 de abril 2018.- Desarrollar ingredientes funcionales y aditivos naturales a partir de diversas variedades de legumbres, es la principal motivación que dio origen a un encadenamiento productivo inédito en Chile, liderado por la Universidad Católica y que además integran las empresas Granotec y Tucapel, y los agricultores del secano de las regiones de Valparaíso, O’Higgins, Maule y Biobío.

La iniciativa corresponde a uno de los 5 Polos Territoriales impulsados por el Ministerio de Agricultura a través de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y que buscan consolidar una industria de ingredientes funcionales en Chile. Un gran esfuerzo público-privado que cuenta con el apoyo del Fondo de Inversión Estratégica del Ministerio de Economía (FIE) y el Programa Nacional Transforma Alimentos.

Según explica la ejecutiva de FIA a cargo del Polo Legumbres, Loreto Burgos, a nivel mundial la demanda por productos saludables ha crecido considerablemente en la última década. “En este contexto, las legumbres pueden jugar un papel central, ya que aportan múltiples beneficios para la nutrición, por ser ricas en proteínas, hidratos de carbono, lípidos, fibra, minerales, calcio, hierro, vitaminas, fitoesteroles, entre otros”.

Sin embargo, en Chile solo el 10% de la oferta de legumbres corresponde a producción nacional. “Su cultivo ha descendido drásticamente en los últimos 30 años. De 202 mil hectáreas que se sembraban en los ‘80, pasamos a aproximadamente 12.300 en la actualidad, con 11.000 hectáreas de poroto, 920 de lentejas y 409 de garbanzos”, detalla Burgos.

Un panorama que el Polo Legumbres busca revertir promoviendo la producción de estos vegetales en suelo local a través de la inserción de los pequeños y medianos agricultores en cadenas de valor.

“Nuestro objetivo es recuperar la agricultura de secano aumentando la productividad y calidad de las legumbres, así como de los productos derivados de los granos secos, generando un impacto en la calidad de vida de los agricultores y sus familias, al hacerlos parte de un modelo productivo social, ambiental y económicamente sustentable”, explica la gerenta del Polo e investigadora de la Universidad Católica, Carolina Enríquez.

El portafolio de productos que se elaborarán es tan amplio como variado, e incluye fibras, snacks, concentrados proteicos, harinas instantáneas, proteínas texturizadas, almidones, y mezclas de cereales y legumbres para intolerantes al gluten y celíacos.

ENCADENAMIENTOS VIRTUOSOS

Cada Polo Territorial impulsado por FIA, articula a agricultores, empresas transformadoras, la academia e institutos tecnológicos en el marco de un territorio definido. “Estamos hablando de encadenamientos productivos que permiten aprovechar el extraordinario potencial que posee nuestro país en materias primas de origen agrario, pecuario y forestal”, señaló el director ejecutivo de FIA, Álvaro Eyzaguirre, durante el lanzamiento oficial de la iniciativa. La autoridad agregó que “Chile se encuentra en una posición inmejorable para convertirse en un actor relevante en el mercado mundial de ingredientes funcionales”.

Por su parte, el ministro de Agricultura, Antonio Walker, destacó que estos proyectos son coherentes con la filosofía del Minagri, al impulsar alianzas productivas que unen a los productores más pequeños y que los ayudan a insertarse en los mercados nacionales e internacionales. “Queremos vincular al campesino con el procesador, con el comercializador, con las universidades, con la innovación, con el conocimiento. Nuestra labor es articular estas alianzas para avanzar en el apoyo a los pequeños productores”, señaló.

Además de la Universidad Católica, Granotec y Tucapel, el Polo Legumbres agrupa a agricultores de las localidades de El Convento en la región de Valparaíso, Navidad en la región de O´Higgins, Licantén, Curepto y Chanco en la región del Maule, y Coihueco, San Ignacio y Pueblo Seco en la región del Biobío. Asimismo, forman parte de esta iniciativa la Universidad de Talca, INIA Quilamapu y la Universidad Central.